miércoles, 26 de septiembre de 2012

Maneja 'broker' domicilio pantalla


El Norte Guadalajara, México (26 septiembre 2012).- La empresa Grupo Inmobiliario G&M, a la que el Gobierno de Nuevo León contempla contratar como intermediario o "broker" para negociar dos nuevos créditos por un total de 2 mil millones de pesos, opera en una modesta vivienda de interés social de una colonia popular del municipio de Tlaquepaque, en el área metropolitana de esta ciudad.
Además, en entrevista, uno de los socios de la empresa negó inicialmente que operaran como "broker", para después decir que sí trabajan como tal. De acuerdo con el padrón de contratistas del Poder Ejecutivo de Jalisco y un contrato de alianza, del que EL NORTE tiene copia, Grupo Inmobiliario G&M tiene su domicilio en la calle Virgen de los Remedios 532, de la Colonia La Candelaria, un fraccionamiento de pequeñas casas al sur de la ciudad. Éste es el domicilio fiscal que aparece en el contrato de "alianza estratégica" que G&M celebró con Corporativo Insefigo, S.A. de C.V., con domicilio en el Distrito Federal, para cumplir con el trabajo para el Gobierno de Nuevo León. Aunque Manuel González, uno de los socios de G&M, aseguró ayer que desde hace cuatro años opera en ese lugar, en una visita previa que hizo EL NORTE, una vecina dijo que ahí habita una familia. El lunes se publicó que el Gobierno de Nuevo León prevé erogar unos 40 millones de pesos para contratar como intermediaria a Grupo Inmobiliario G&M para contraer dos créditos, uno por mil 500 millones de pesos y otro por 500 millones. Esta decisión fue cuestionada por especialistas en finanzas públicas, quienes censuraron la contratación por innecesaria y calificaron de elevado el monto de la comisión que se pagará, que corresponde al 2 por ciento de los créditos. Incluso, también se destacó por qué se recurrió a una firma desconocida en la industria y de giro inmobiliario. Cuestionado ayer, González dijo ignorar las negociaciones entre la inmobiliaria y el Gobierno de Nuevo León. "La empresa no tiene ningún nexo (con el Gobierno de Nuevo León). Tan es así que no hay ninguna firma, no hay nada", argumentó. "Para empezar, mi empresa no puede prestar dinero. Primero, no tengo; segundo, no puedo. No tengo ninguna relación con el Gobierno de Nuevo León. "Realmente la empresa no ha tenido mucho movimiento. Realmente ha estado, pues, muy tranquila. "No somos 'brokers'. No tenemos facultades para poder prestar dinero", añadió. Sin embargo, después cambió su respuesta, insistiendo que no hay nada firmado. "No tengo nada qué opinar al respecto", respondió González en entrevista telefónica. "Ojalá y fuera cierto, y si fuera cierto, no tendría ningún problema. Si soy un 'broker', pues tengo que trabajar". En Monterrey, fuentes de la Tesorería estatal señalaron ayer que, aunque el contrato ya estaba listo y por firmarse, se frenó para ser analizado y tomar una decisión en los próximos días. Aunque sostuvo que la contratación de un intermediario es un asunto que está en proceso y que estaría sujeto a resultados, Jorge Domene, coordinador de Comunicación Social del Estado, aseguró el lunes que echar mano de intermediarios para contratar deuda es una práctica común en el medio empresarial. "Ése es un tema que está en proceso", dijo, "como ocurre con todo tipo de negociaciones en las prácticas comunes empresariales, hay despachos que ayudan y generan una asesoría para poder renegociar deudas o pactar distintas situaciones que tienen que ver con los financiamientos". Aunque se le buscó, no fue localizado Javier Meza Lozano, identificado como apoderado jurídico de G&M.





No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada